anunciata.org.es

1856 - 2006

ESTE AÑO CELEBRAMOS EL 150º ANIVERSARIO
DE LA FUNDACIÓN DE LA CONGREGACIÓN
DOMINICAS DE LA ANUNCIATA

 

  .....

MANIFIESTO / ORACIÓN

     

 Inauguración

 Actividades

 Manifiesto / oración

 Proyectos solidarios

 Historia de la Anunciata

 El Aniversario en la Prensa

 

 

Hoy nos manifestamos con motivo de la celebración de los 150 años del comienzo de nuestros Colegios.

Al principio fueron como una pequeña semilla en las tierras de Cataluña en donde vivía y predicaba el Padre Coll.

Ahora se encuentran extendidos por  Europa, América, África y Asia.

Todos unidos queremos manifestar el gozo de ser una gran familia en la que con ilusión nos esforzamos por lograr un mundo nuevo donde el amor, la verdad la paz y solidaridad sean una realidad.

Donde todos, hombres y mujeres, podamos ser felices. 

Damos gracias a Dios por esta celebración

 

Hoy Señor te damos gracias

por la vida la tierra y el sol

Hoy queremos cantar

las grandezas de tu amor

 

El Padre Coll creyó en el valor de la educación para la formación de las personas, de las familias y de la sociedad entera.

Él sabía por su experiencia de predicador que la falta de educación traía muchos males por eso queremos aprovechar este tiempo privilegiado que tenemos para formarnos como hombres y mujeres de bien para nuestra sociedad.

 

Hoy Señor te damos gracias

por la vida la tierra y el sol

Hoy queremos cantar

las grandezas de tu amor

 

Necesitamos decir a todos nuestras convicciones, nuestras ilusiones, nuestros deseos, nuestras ansias... Y todo ello envuelto en una actitud de esperanza, que nos conduzca a dar a las cosas que hacemos un colorido distinto, una energía joven, un toque especial... Que pueda empujar nuestro vivir hacia metas más altas y cada día mejores

 

Hoy Señor te damos gracias

por la vida la tierra y el sol

Hoy queremos cantar

las grandezas de tu amor

 

Sí, Tenemos que lanzar hoy a los cuatro vientos nuestro mensaje esperanzador de que todo lo malo va a ir desapareciendo de nuestro mundo, dando paso a las mejores cosas que, incluso, ni nos atrevemos a soñar.

Sí, necesitamos decir a todos que apostamos por la vida, por las cosas bonitas, por la fraternidad...

 

Hoy Señor te damos gracias

por la vida la tierra y el sol

Hoy queremos cantar

las grandezas de tu amor

 

Queremos creer y vivir en esperanza

Queremos empezar a construir la verdadera fraternidad.

Queremos ser vínculos de unión entre los hombres y mujeres.

Queremos quitar oscuridades y ser luz.

Queremos hacer desaparecer las mentiras, los odios, las envidias y diferencias.

Queremos aceptar en nuestro camino a todos como compañeros de camino.

Queremos ser libres y vehículos de libertad.

Queremos decir a todos con nuestra vida que es posible un mundo mejor.

 

Gracias Señor por nuestra vida,

Gracias Señor por el amor,

Gracias señor por la esperanza,

Gracias de todo corazón.

 

Queremos compartir lo que somos y tenemos, en nuestra familia, con los compañeros en el colegio, con los amigos, con los hombres que nos rodean, que la acogida y generosidad a todos sea nuestro lema.

Queremos que en todos los lugares de la tierra los niños y niñas sean iguales, que puedan comer, que puedan estudiar, que puedan jugar, que no haya guerras ni discordias.

 

Paz en la tierra, paz en las alturas,

que el gozo eterno reine,

en nuestro corazón. (Bis)

 

Queremos mantener siempre encendida la antorcha que se nos dejó el Padre Coll para iluminar con ella todo el mundo

Queremos que su pensamiento, “un fuego enciende otro fuego, una luz otra luz”, sea una realidad entre nosotros ayudándonos los unos a los otros.

 

Padre Coll, estrella que iluminas

a la Anunciata fruto de tu amor,

sigue alumbrando en este mundo nuestro

que vive a oscuras y sediento de amor (bis)

 

Hoy en esta Celebración de los 150 años de Fundación, queremos unirnos a  los cincuenta mil alumnos de las Dominicas de la Anunciata y dar gracias a Dios por la vida, por todo lo bueno y lo bello que nos regala cada día.

Queremos darle gracias también por María que nos la dejó como Madre, que como Ella, que se entregó sin reservas a lo que Dios le pedía en la Anunciación, nosotros también le demos nuestro “sí” con firmeza al servicio generoso a aquellos que nos necesiten.

 

Yo quiero decir que sí,

como María, como María.

Yo quiero decir que sí

al amor de mi Dios


Página principal