Niños hiperactivos

 

¿Cómo saber si nuestro hijo es hiperactivo?

Los niños hiperactivos tienen unas características de comportamiento muy concretas y llamativas, que nos pueden orientar sobre si nuestro hijo padece o no esta dificultad. En cualquier caso no debemos alarmarnos ya que está demostrado que, si bien alrededor de los 7 años aparecen los síntomas, normalmente entre los 13 y 15 años desaparece el problema con un tratamiento adecuado.

Características propias de niño hiperactivo

Los niños hiperactivos suelen ser catalogados de desobedientes, duermen poco, se despiertan muy temprano, comen mal y tienen falta de conciencia de las normas. Se muestran irritables y caprichosos, con abundantes rabietas a veces por las cosas más nimias. Son más propensos a sufrir accidentes y sufren ansiedad ante aprendizajes nuevos.

Según la edad...

Para ayudarnos a averiguar si nuestro hijo pudiera ser hiperactivo, éstas son algunas de las características que manifiestan según su edad.

De 4 a 5 años: No se relacionan apenas con sus compañeros y no están a gusto en la escuela, son desobedientes, les cuesta seguir y entender las normas.
A partir de 6 años: Actúan sin pensar, se distraen fácilmente, sufren fracaso escolar y tienen problemas para relacionarse con los compañeros.

Si observamos en nuestro hijo estas características debemos ponernos en contacto con su tutor en la escuela para comunicar y compartir con él nuestras inquietudes. El tutor se pondrá en contacto con el psicopedagogo del centro, especialista en todo tipo de casos de dificultades de aprendizaje, y entre todos ayudaremos a nuestro hijo a superar el problema.

¿Cómo podemos ayudar los padres a nuestros hijos hiperactivos?

Nuestro hijo hiperactivo necesita un hogar estable y acogedor, en el que confíe y se sienta seguro. Nosotros tenemos una importante tarea que realizar para poder ayudar a nuestro hijo. Éstas son algunas de las recomendaciones para lograr un buen ambiente familiar:

1. A los niños hiperactivos les cuesta cumplir las normas, por lo que sería útil que las que haya en casa sean claras y concisas, de tal manera que el sepa en todo momento que se espera de él. El tono que empleemos ha de ser suave pero firme, de tal manera que entiendan su significado pero no les asuste. En cuanto a los castigos también han de ser claros y proporcionales a la acción cometida, no es aconsejable que incluya varios días y que se le impida ver a sus amigos o salir de casa. Estos niños son muy inquietos y no lograrían cumplir el castigo. Castigarles con no ver a sus amigos tampoco sueles ser efectivo porque son niños antisociales por lo general.

2. La rutina es necesaria para su control, por eso es bueno que establezcamos horarios muy concretos de estudio, de comidas, salidas, etc.

3. La atención y observación nos va a ser muy útil para anticiparnos a sus episodios de rabietas, de tal manera que en cuanto veamos que se encuentra en una situación conflictiva podamos distraerles con cualquier otra actividad impidiendo que se den estas situaciones. Nosotros vamos a ser el espejo en el que más se mire, va a copiar nuestros comportamientos por lo que debemos cuidar nuestra manera de actuar en su presencia y practicar las normas que le pedimos que cumpla.

4. Cuando tenga que realizar tareas nuevas una manera de ayudarle es practicar antes con él para que a la hora de ir a la escuela no padezca ansiedad. Esto requiere una colaboración muy próxima con el tutor de nuestro hijo. Es una tarea de equipo entre profesores, especialistas y nosotros mismos para ayudar a nuestro hijo a superar esta situación.

5. Hemos de propiciar los juegos y actividades en grupo para, que desde una situación lúdica, anulen su miedo a relacionarse con otros niños.

Más información de interés

Página del Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad

Está página está auspiciada por el Colegio Oficial de Psicólogos de España, siendo responsables de sus contenidos, elaboración y actualización Raquel García Campuzano y E. Manuel García Pérez, Psicólogos Consultores del Grupo ALBOR-COHS (Madrid-Bilbao, España). Está concebida para servir de soporte de comunicación, en castellano, a todas las personas e instituciones interesadas en el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDA-H). En sus diversas secciones se incluirán todo tipo de informaciones en forma de artículos, dossieres, referencias bibliográficas, preguntas y respuestas a todos los posibles interrogantes que se puedan plantear a los interesados. Además, se informará de actividades de formación: congresos, reuniones profesionales, encuentros de asociaciones de afectados, cursos, seminarios, talleres,... En su web encontramos: Presentación, Preguntas y Respuestas, Instrumentos de Valoración, Libros y Artículos, Red de Apoyos, Investigadores, Actividades de Formación, Grupos de Trabajo y Contactos con otras páginas.

Página web del Instituto Nacional de Salud Mental

Página web del Instituto Nacional de Salud Mental (National Institute of Mental Health, NIMH), donde se da respuesta a preguntas acerca de: ¿Cuáles son los síntomas del ADHD?, ¿Pueden estos síntomas ser producidos por cualquier otra condición?, ¿Puede esta condición ser acompañada por otros trastornos?, ¿Qué causa ADHD?, Consiguiendo ayuda, ¿Cómo se identifica y se diagnostica el ADHD?, ¿Cuáles son las opciones educacionales?, ¿Qué tratamientos existen?, Sosteniendo la esperanza, ¿El ADHD puede desaparecer con la edad o curarse?, ¿Qué esperanzas ofrece la investigación?, ¿Cuáles son otros recursos de información y apoyo?.

Nuevo tratamiento del trastorno por déficit de atención e hiperactividad infantil

La Clínica Universitaria de la Universidad de Navarra ha sido seleccionada en un estudio internacional sobre este trastorno psiquiátrico.

E. Santillana